Terapia Gestalt

La terapia Gestalt ayuda a resolver los síntomas y abre un camino de liberación más integrador y creativo permitiendo a la persona liberarse de los bloqueos y asuntos pendientes, sin resolver o inconclusos que disminuyen la satisfacción, autorrealización y crecimiento personal.

Esta terapia pone más énfasis en los procesos que en los contenidos. Actuando sobre lo que está sucediendo, se está pensado y sintiendo en el momento presente, traspasando la frontera de lo que fue, pudo haber sido, podría ser o debería estar sucediendo, con lo que la persona aprende a hacerse más consciente de lo que siente y hace. Y con ese, “darse cuenta”, promover su desarrollo y habilidad para aceptarse y para experimentar el «aquí y ahora» sin tanta interferencia de las respuestas fijadas del pasado.

El darse cuenta siempre transcurre en el presente, el «aquí-y-ahora»

El objetivo de la terapia facilitar a la persona los medios para que pueda resolver sus problemas actuales y los que puedan surgir en el futuro. Si logra darse cuenta plenamente de sí mismo/a y de sus acciones en todos sus niveles – fantasía, verbal y físico – podrá ver como él mismo produce sus propias dificultades y, al reconocerlas, podrá ayudarse a resolverlas. El darse cuenta le da el sentido de sus propias capacidades y de sus habilidades.

“El proceso de ajuste creativo a un nuevo material o a nuevas circunstancias incluye siempre una fase de agresión y de destrucción ya que es mediante el acercamiento, la apropiación de y la alteración de las estructuras antiguas como lo desigual se convierte en igual” (Perls 1951).

“Sé como tú eres, de manera que puedas ver quién eres y cómo eres.
Deja por unos momentos lo que debes hacer y descubre lo que realmente haces.
Arriesga un poco si puedes. Siente tus propios sentimientos. Di tus propias palabras. Piensa tus propios pensamientos.
Sé tu propio ser. Descubre.
Deja que el plan para ti surja dentro de ti.”

Fritz Perls

psicologia_sexologia_sevilla_joseluissanchez_03